Fundación de Montevideo

A raíz de la Fundación de Colonia do Sacramento, el 1º de enero de 1680, por parte de expedicionarios portugueses, se dio inicio a una serie de episodios que marcaron la rivalidad entre portugueses y españoles sobre la, entonces, Banda Oriental. Luego de diversas disputas, tanto diplomáticas como armadas, en 1704, el Rey Felipe V de España, ordena emprender una acción militar para desalojar definitivamente a los portugueses.

No obstante esta acción victoriosa por parte del reino de España, los portugueses no desestimaron la posibilidad de hacer suyos los territorios ubicados al este del Río Uruguay. Con el propósito de fundar una ciudad, una expedición marítima proveniente del Brasil, al mando de Freitas Fonseca, ingresó en el puerto natural situado en el Monte VI desde Este a Oeste de la costa del Río de la Plata, en diciembre de 1723.

Tal suceso motivó la reacción inmediata del entonces gobernador español de Buenos Aires, Bruno Mauricio de Zavala, quien solicitó el retiro de los ocupantes. Visto que no se accedía a tal solicitud, Zavala organizó un contingente militar. Ante ello, los portugueses optaron por abandonar las costas de la bahía dado que se hallaban en inferioridad númerica.

En enero de 1724, los españoles finalmente expulsan a los portugueses, dando por terminada una serie de disputas sobre los territorios del Plata. El 25 de marzo se procede a la construcción de algunos edificios y de las fortificaciones de lo que sería la ciudad de Montevideo. En ese mismo año llegan las primeras familias provenientes de Buenos Aires con el propósito de poblar la nueva ciudad. A este proceso migratoria se suma, entre los años 1726 y 1729, la llegada de nuevas familias procedentes de las islas Canarias.

En 1 de enero de 1730, Zabala designa los miembros del Cabildo.